lunes, 9 de julio de 2012

Las hojas del nenúfar


Cuando miro un lago lleno de hojas de nenúfares, me admiro de cómo la naturaleza consigue que, por mucha agua que exista para cubrirlas, estas plantas siempre vuelven a sobresalir y flotar de nuevo.
A lo largo de nuestra vida, continuamente nos va ocurriendo eso mismo. Los problemas y las situaciones que se nos presentan en cada momento, pueden llegar a desbordarnos y ahogarnos hasta el punto de parecer que no vamos a superarlos nunca. Pero de algún modo estiramos el cuello, respiramos de nuevo y alcanzamos lo que nos parecía imposible.
Sin embargo, no todos afrontamos las dificultades de la misma forma, tenemos la misma capacidad de respuesta, o actuamos con el mismo empuje ante situaciones similares. Por eso, pienso que es una cuestión de supervivencia, el no educarnos ni asentarnos en la vida fácil, en la comodidad o en el ocio, sino en el permanente logro de metas personales. Nos ayudará a ser más fuertes, a mantener nuestras ilusiones y servirá de ejercicio de entrenamiento para afrontar en mejores condiciones, lo que el día a día de nuestra existencia nos va deparando.

Texto: Manolo Torres





Otras entradas anteriores:

1 comentario:

  1. Preciosa Fotografía de esos maravillosos Nenúfares, que me recuerdan esas grandes pinturas de Oscar-Claude Monet.
    Es verdad; nunca nos podemos situar en la vida fácil y aburguesarnos. Siempre hay que ir resolviendo problemas y mirar hacia adelante.
    Un abrazo, Manolo.

    ResponderEliminar