jueves, 30 de agosto de 2012

Las escaleras de nuestra vida


Siempre he pensado, que nuestra vida es como unas escaleras que hay que subir constantemente. Al principio, cuando se es joven, se asciende fácilmente y con energía, a veces de dos en dos peldaños y atropelladamente, dando traspiés y cayendo en muchas ocasiones. Después, sosegamos nuestro ritmo, encontramos rellanos, nos paramos de vez en cuando para tomar el aliento, y cada vez nos cuesta más seguir adelante. Hasta que el cansancio nos hace ir muy lentamente y de manera pesada, con mucho trabajo para avanzar por unas escaleras que parecen interminables, apeteciendo cada vez menos el hacerlo, e incluso, cuestionándonos si merece la pena continuar. Al final, un tropiezo, el desencanto o el agotamiento, cortan nuestro camino de una manera más o menos inesperada, concluyendo un recorrido que comenzó cuando nacimos.
No todos tenemos unas escaleras con la misma dificultad, ni afrontamos su subida de la misma manera. Tampoco contamos con la misma ayuda por parte de las personas que nos quieren y nos protegen. Además, a veces los tramos más estrechos y empinados, tenemos que pasarlos en los momentos más complicados, cuando estamos menos preparados.
Pero saber vivir, sacarle jugo a la vida y disfrutar de cada momento, es como dosificarse en el esfuerzo y mantener la ilusión y el ánimo para continuar subiendo, de forma que  las fuerzas no nos fallen al final de nuestros años.

Texto: Manolo Torres


Otras entradas anteriores:

4 comentarios:

  1. En los rellanos nos paramos a reflexionar, cuando hemos aprendido a hacerlo. Preciosa metáfora la de tus escaleras. Las fotografías, como siempre, impresionantes. Aún estoy subiendo hacia la claraboya de la última imagen.
    Quería agradecerte además tu comentario en mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, el ritmo no es el mismo en una etapa que en otra. Lo importante es dosificar esfuerzos y saber que, tarde o temprano, la subiremos. No tendremos esa agilidad, pero si esa experiencia que nos haga salvar aquel obstáculo en el cual nos caímos cuando nuestras piernas eran más rápidas que nuestros impulsos.
    Las Imágenes son una auténtica belleza.
    Un abrazo, Manolo.

    ResponderEliminar
  3. Un post estupendo Manolo, las fotos impresionantes y el texto genial, subiremos lentamente por la escalera hacia el cielo, como dice la canción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Amigo, las imagenes son bellas "a rabiar", y tus palabras, muy sabias

    Me encanta eso que tienes de "entradas anteriores" ¿Como lo hiciste?

    Un abrazo

    ResponderEliminar